martes, 22 de julio de 2014

El Papa nombra al español Fernando Rodríguez Garrapucho consultor del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa ha nombrado al español Fernando Rodríguez Garrapucho consultor del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos, que se encarga de concentrar de una manera apropiada las iniciativas y actividades ecuménicas para la restauración de la unidad entre los cristianos, según ha informado la Santa Sede .

De este modo, el trabajo de Rodríguez Garrapucho se orientará a la unión con las Iglesias protestantes y el acercamiento hacia las iglesias orientales.
   Fernando Rodríguez Garrapucho nació en Venta de Baños (Palencia). Es doctor en Teología, catedrático de la Universidad Pontificia de Salamanca y director del Centro Ecuménico Juan XXIII.
   El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos tiene como función fomentar las relaciones con las demás comunidades religiosas y considerar la interpretación correcta y la observancia de los principios del ecumenismo.
   Fue creado a raíz del espíritu ecuménico del Concilio Vaticano II instituido por Juan XXIII en 1960. La actividad del Consejo permitió el acercamiento hacia el Patriarcado de la Iglesia ortodoxa griega. De este Consejo también depende una Comisión para las relaciones con el Judaísmo permitiendo una unión entre religiones abrahámicas.

domingo, 20 de julio de 2014

El Papa Francisco pide rezar en silencio por Ucrania y Oriente Medio


CIUDAD DEL VATICANO.-El Papa Francisco ha mostrado su preocupación por la situación de los cristianos en Irak y ha pedido continuar rezando por Oriente Medio y Ucrania, tras el Ángelus de este domingo. «Nuestros hermanos están siendo perseguidos, han sido echados de sus casas sin tener la posibilidad de llevar nada con ellos», ha afirmado el Pontífice, que ha asegurado «su cercanía y constante oración» a estas personas. 

«Sé cuánto sufrís, habéis sido desnudados de todo, estoy con vosotros en la fe en aquel que ha vencido el mal», ha clamado. Además se ha dirigido a todos los que estaban reunidos en la plaza de San Pedro y a los que seguían por televisión el rezo del Ángelus y ha pedido recordar a estas personas en las oraciones. Tras ello, ha pedido a todos rezar en silencio por la paz.

El Papa ha comentado que ha recibido con «preocupación» las noticias que vienen de las comunidades cristianas en Mosul, que se han visto obligadas a huir de la ciudad iraquí, cumpliendo con el ultimátum lanzado por el Estado Islámico, que gobierna con terror la urbe desde el pasado junio. En 2003, la comunidad cristiana de Mosul tenía unos 35.000 fieles. En los once años siguientes al comienzo de la guerra, el número cayó trágicamente a alrededor de 3.000 y ahora ya no queda nadie.

Además ha exhortado a «ser perseverantes en la oración» por las situaciones de tensión y conflicto en diversas zonas del mundo, «especialmente en Oriente Medio y Ucrania». También ha pedido que el Dios de la paz «suscite en todos un deseo de diálogo y de reconciliación». «La violencia no se vence con violencia. La violencia se vence con paz», ha afirmado ante miles de personas reunidas en la Plaza de San Pedro.

Durante su catequesis, el Papa ha explicado la parábola del buen grano y la cizaña «que afronta el problema del mal en el mundo y resalta la paciencia de Dios». Ha subrayado que el mal del mundo «no proviene de Dios, proviene del diablo».

Asomado a la venta de su estudio privado en el Palacio Apostólico, ha puesto de manifiesto que mientras que las personas tienen «mucha prisa por juzgar, clasificar, poner a un lado los buenos y al otro los malos. Dios sabe esperar». 
 
Así, ha subrayado que «Dios se toma su tiempo» y que esa es la «paciencia de Dios» al tiempo que ha advertido que «hay que saber esperar y no ser impacientes por clasificar buenos y malos».
 
 «Sólo hay una medida para saber si somos trigo o cizaña, la misericordia que tuvimos con los demás», ha clamado.

viernes, 18 de julio de 2014

El papa Francisco llama a israelíes y palestinos a trabajar por la paz

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco llamó por teléfono este viernes al presidente israelí, Shimon Peres, y a su homólogo palestino, Mahmud Abas, para expresarles su "muy seria preocupación" por el conflicto en Gaza, informó el Vaticano.

El pontífice, quien encabezó una reunión para rezar con ambos líderes en el Vaticano el mes pasado, llamó a ambas partes a trabajar para poner fin a las hostilidades y alcanzar la paz y la reconciliación.

martes, 15 de julio de 2014

El expresidente español Zapatero propone una alianza permanente de religiones en una "autoridad religiosa global"

MADRID.- El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha propuesto este martes la creación de una "alianza permanente entre las confesiones religiosas", vinculada a la ONU y a la Alianza de Civilizaciones, para crear una "autoridad religiosa global" con dos principios, el respeto al pluralismo religioso y la paz y la libertad, y la condena de toda violencia.

   Eso sí, ha advertido de que, para ser útil, ese diálogo ecuménico no debe ser sólo sobre la fe, sino estar abierto a la sociedad. De hecho, cree que sería "muy deseable" un diálogo de los líderes religiosos de todas las confesiones con organizaciones feministas, porque cree que las religiones "tienen un problema" con los derechos de las mujeres, y que ese asunto tiene "gran influencia en la forma de entender la vida".
   Zapatero se ha expresado así en un coloquio sobre el papel del diálogo interreligioso en la promoción de la paz. A su juicio, los líderes religiosos deberían trabajar conjuntamente en cuatro campos: juventud, medios, migraciones y educación -en ellos trabaja ya la Alianza de Civilizaciones promovida por el propio Zapatero--.
   Además, cree que la primera tarea de los líderes religiosos debería ser la paz en Oriente Próximo, que a su juicio es el "tumor primario" de la inestabilidad en la región. Así, ha pedido a los líderes del judaísmo, el islamismo y el cristianismo un llamamiento "ecuménico" y un "compromiso renovado" a favor de la paz en Oriente Próximo, en colaboración con la ONU, "que debe ser la gran institución para la paz".
   A su modo de ver, la clave es que ninguna religión puede planterse como "excluyente" ni pretender que sus creencias son las únicas verdaderas, sino que la única "verdad es la libertad, el respeto a todas las confesiones".
 "No hay herejes, hay personas que piensan que manera diferente o tienen diferentes ideas y en nombre de ninguna fe puede ampararse el odio y el fanatismo", ha remachado.
Además, ha subrayado que los procesos democráticos no pueden imponerse desde el exterioy  que cada país debe seguir su propio camino, y ha puesto como ejemplo el caso de Túnez, o las reformas de Marruecos.
   Del mismo modo, ha subrayado que la invasión de Irak no ha llevado la democracia al país. A su juicio, este país necesita un gobierno de unidad, un gran pacto para frenar la guerra sectaria, pero también un entendimiento religioso, que cree que podrían fomentar la Liga Árabe o la Organización de la Conferencia Islámica.